Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube
Inicio / Energía de la biomasa y biogás

Energía de la biomasa y biogás

Biomasa es cualquier fracción biodegradable de productos y residuos de origen biológico procedente de actividades agrarias y pesqueras (residuos agrícolas y ganaderos), de la silvicultura (residuos forestales), así como la fracción orgánica de los residuos industriales y municipales. Ejemplos de ello en Andalucía son: poda de olivo y encina, hueso de aceituna y orujillo; y cáscara de frutos secos

Cuando la biomasa se procesa para uso energético se convierte en un biocombustible, que puede ser sólido (astilla, pellets o pequeños cilindros de madera triturada y prensada, hueso de aceituna limpio, etc.), líquido (biocarburantes líquidos, como biodiésel o bioetanol) o gaseoso (biogás o gas de síntesis).

Su contenido energético puede aprovecharse a través de diferentes procesos de transformación para obtener energía útil en sus diversas formas: energía térmica (calor), electricidad o energía mecánica (biocarburantes):

  • Biomasa térmica: el uso de biocombustibles en calderas, estufas, hornos o chimeneas produce calor para climatización (frío y calor), agua caliente sanitaria o proceso industrial.
  • Biomasa eléctrica: los biocombustibles se utilizan en calderas para producir vapor que se aprovecha en una turbina para generar electricidad. También pueden transformarse en gases (biogás en procesos de digestión anaerobia o gas pobre en procesos de gasificación) que se utilizan en turbinas de gas o motores alternativos.

Andalucía cuenta con un importante potencial de biomasa, procedente en gran parte del cultivo del olivar e industrias relacionadas.

 La biomasa y el biogás en Andalucía

Andalucía cuenta con un elevado potencial de biomasa procedente en gran parte del cultivo del olivar e industrias relacionadas. Se aprovecha para generar electricidad y también en procesos industriales para producción de calor (fundamentalmente en las propias industrias del aceite de oliva), así como para calefacción en edificios y climatización de piscinas. También con estos usos se aprovechan, en menor medida, los restos de invernadero y otras maderas.

Andalucía cuenta con un número importante de proyectos de fabricación de pellets (biomasa densificada de pequeño tamaño) que ofrecen la posibilidad de hacer más eficientes los sistemas de combustión y facilitar la logística de la biomasa como combustible empleando como materia prima residuos de industrias forestales, poda de olivo y residuos forestales.

En los últimos años están proliferando en Andalucía las plantas de aprovechamiento del gas de vertedero. Por lo general, estas plantas comienzan generando energía para su autoconsumo, en el propio vertedero. Recientemente, muchas de ellas se conectan a la red para verter la energía generada.

En 2017, la biomasa aportó en Andalucía el 38,7% del consumo de energía primaria procedente de fuentes renovables.

La situación general de las plantas existentes se indica en la siguiente tabla:

  Energía eléctrica biomasa (MW) Energía eléctrica biogás (MW) Energía térmica biomasa y biogás (ktep)
Almería 1,7 1,43 16,41
Cádiz   2,12 13,26
Córdoba 81,14 3,05 114,84
Granada   1,22 100,58
Huelva 90,95 0,25 16,35
Jaén 37 1,12 181,37
Málaga 17,19 7,45 51,15
Sevilla   15,69 73,40
Andalucía 227,98 32,33 567,36

(Información actualizada a fecha 30 de junio de 2019, salvo la correspondiente a la energía térmica de la biomasa y el biogás, actualizada a 31 de diciembre de 2018)

Consulta el informe Plantas de generación e infraestructuras energéticas de Andalucía, actualizado trimestralmente, para conocer la situación en el ámbito municipal, provincial y autonómico.

Accede a la localización geográfica de las instalaciones de energía solar a través del Mapa Interactivo de Infraestructuras Energéticas de Andalucía - MIEA.

Herramientas cartográficas disponibles para conocer más sobre la biomasa en Andalucía: