Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube
Inicio / Transición energética

Transición energética

La transición hacia un nuevo modelo energético es un imperativo basado en la necesidad de descarbonizar la economía e instaurar una gestión de la demanda de energía sostenible, limpia y eficiente, lo que conllevará además la mejora de la competitividad de las empresas.

Tanto la Estrategia Energética de Andalucía 2020, que es el documento que recoge la planificación energética andaluza hasta 2020, como el Plan Integral de Fomento para el sector de la Construcción y Rehabilitación Sostenible de Andalucía, realizados mediante procesos de gobernanza con los agentes del sector, plantean el cambio de modelo energético como una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

La Unión Europea está adoptando un amplio conjunto de medidas destinadas a reducir nuestra contribución al calentamiento global y a garantizar un suministro energético fiable y suficiente, con responsabilidad colectiva para asegurar una transición energética equitativa y solidaria. A través de la estrategia “Unión de la Energía”, y más recientemente con la iniciativa "Energía limpia para todos los europeos", la Unión Europea aspira a convertir a Europa en líder mundial de las energías renovables, la eficiencia energética y las tecnologías de reducción de emisiones de carbono, y convertir el reto del cambio climático en una oportunidad

Para ayudar en el logro de estos objetivos, Andalucía está actuando sobre todos los sectores y ámbitos, con especial incidencia en aquellos en los que la energía juega un papel fundamental, y en los que está mejor posicionada, en términos en términos de competitividad, desarrollo de proyectos empresariales y generación de empleo, como puede ser el sector de la edificación o la movilidad y, en concreto, la eléctrica, a través de la Hoja de Ruta de la Movilidad Eléctrica en Andalucía. La Comunidad Autónoma también encuentra un importantísimo sector de oportunidad en el desarrollo de las energías renovables, gracias a sus abundantes recursos, y mantiene un liderazgo en la generación de energía eléctrica a partir de fuentes, como la solar fotovoltaica, que en Andalucía se está impulsando a través de la Mesa para el autoconsumo en Andalucía, y la eólica; además de un amplio conocimiento en la generación con biomasa y su aprovechamiento.