Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube
Inicio / Biocarburantes

Biocarburantes

Los biocarburantes son combustibles de origen renovable, son combustibles líquidos procedentes de la biomasa, que pueden utilizarse como sustitutivos (puros o mezclados en distintas proporciones) o aditivos de los carburantes convencionales: gasóleos y gasolinas. Se pueden destacar dos tipos de biocarburantes:

  • El biodiésel se produce a partir de aceites y grasas de origen vegetal y animal. Esta materia grasa se transforma en un carburante de propiedades similares al gasóleo, mediante un proceso químico denominado transesterificación. El biodiésel está indicado para ser utilizado en motores diesel convencionales.
  • El bioetanol es un alcohol de origen vegetal que se obtiene a partir de la fermentación de sustancias azucaradas. Ésta puede obtenerse por diferentes métodos, empleando cultivos ricos en azúcar, cereales y residuos vegetales. Su uso está indicado para motores de gasolina, como aditivo o en mezcla directa con el combustible. En mayores proporciones (hasta un 85%) sólo puede emplearse en vehículos específicos, denominados “flexifuel”.

Éstos son los conocidos como biocarburantes de primera generación, siendo actualmente son la única opción real en el sector de la automoción para disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera. Se pueden utilizar en la mayoría de los vehículos existentes en el mercado. No es necesario realizar modificaciones en los vehículos ni crear nuevas estructuras de distribución.

En la actualidad se investiga en nuevas materias primas y procesos para obtener biocarburantes más sostenibles y baratos, conocidos como biocarburantes de segunda, tercera e incluso cuarta generación.

Los biocarburantes de segunda generación son muy prometedores por su potencial para reducir los costes de producción. Se producen a partir de materias primas con coste nulo o reducido pero de elevado potencial, como son los residuos orgánicos y biomasas lignocelulósicas. Mejoran prestaciones de los biocarburantes comunes, y se diferencian de ellos principalmente por la tecnología empleada, más compleja y en fase de optimización.

El bioetanol producido a partir de materias primas celulosas, el biohidrógeno, el syngas, los bio-aceites, el biometanol, el biobutanol o los biocarburantes sintéticos obtenidos a través de síntesis o de la reacción de Fischer-Tropsh, pertenecen a esta categoría. También se incluyen los biocarburantes producidos a partir de microalgas, aunque emplean tecnologías convencionales.

Los biocombustibles de tercera generación utilizan métodos de producción similares a los de segunda generación, pero empleando como materia prima cultivos bioenergéticos específicamente diseñados o adaptados (a menudo por medio de técnicas de biología molecular) para mejorar la conversión de biomasa a biocombustible. Un ejemplo es el desarrollo de los árboles “bajos en lignina”, que reducen los costes de pretratamiento y mejoran la producción de etanol, o el maíz con celulasas integradas.

Los biocombustibles de cuarta generación llevan la tercera generación un paso más allá. La clave es la captación y almacenamiento de carbono (CAC), tanto a nivel de la materia prima como de la tecnología de proceso. La materia prima no sólo se adapta para mejorar la eficiencia de proceso, sino que se diseña para captar más dióxido de carbono, a medida que el cultivo crece. Los métodos de proceso (principalmente termoquímicos) también se combinan con tecnologías de captación y almacenamiento de carbono que encauza el dióxido de carbono generado a las formaciones geológicas (almacenamiento geológico, por ejemplo, en yacimientos petrolíferos agotados) o a través del almacenamiento en minerales (en forma de carbonatos). De esta manera, se cree que los biocombustibles de cuarta generación contribuyen más a reducir las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), porque son más neutros o incluso negativos en carbono si se comparan con los biocombustibles de las otras generaciones. Los biocombustibles de cuarta generación encarnan el concepto de «bioenergía con almacenamiento de carbono».

Los biocarburantes en Andalucía 

El sector de los biocarburantes en Andalucía está experimentando una situación de cambios para ajustarse a la demanda real existente en el mercado, por lo que se ha producido una disminución en el número de plantas en operación. Aun así, Andalucía es la comunidad autónoma con mayor capacidad de producción de biocarburantes, concretamente el biodiésel, y el consumo de biocarburantes sigue en continuo crecimiento.

Andalucía cuenta con once plantas de biocarburantes (puros y aditivos) operativas y que suman una capacidad de producción de biocarburantes de 1.281,8 ktep/año. De éstas, siete son fábricas de biodiésel, y cuatro son unidades de producción situadas en las refinerías de petróleo de Cepsa para producción de biocarburantes como aditivos a los carburantes de refinería: dos de ETBE (EtilTerButil-Éter) y dos de HVO (Hidrobiodiésel). 

Estas plantas, funcionando a plena capacidad, podrían aportar el 20% del total del carburante para transporte que se consumió en 2018 en Andalucía.

Provincias Consumo de biocarburantes 2018 (ktep)
Almería 24,67
Cádiz 29,19
Córdoba 23,12
Granada 29,38
Huelva 51,73
Jaén 21,26
Málaga 42,69
Sevilla 48,35
Andalucía 270,39

(Información actualizada a fecha 30 de junio de 2019)

Puedes consultar el informe Plantas de generación e infraestructuras energéticas de Andalucía, para conocer la situación actualizada trimestralmente, en el ámbito municipal, provincial y autonómico.

Fomento de biocarburantes

El empleo masivo de energías renovables en el transporte por carretera es sinónimo de uso de biocarburantes. La producción y comercialización de biocarburantes lleva aparejada la ventaja de ser un producto fomentado desde los ámbitos europeo, nacional y autonómico.

En Andalucía, la Ley 2/2007 de Fomento de las Energías Renovables y el Ahorro y la Eficiencia Energética otorga un papel prioritario al fomento de los biocarburantes, estableciendo cuotas de consumo para el transporte público de viajeros y los vehículos titularidad de la Junta de Andalucía. El Decreto169/2011, Reglamento de Fomento de las Energías Renovables, el Ahorro y la Eficiencia Energética en Andalucía marca los objetivos en materia de biocarburantes que se detallan en la siguiente tabla:

Hitos Cuota de obligación de consumo de biocarburantes respecto al total de combustible utilizado
31/12/2012 15% en general
20% en espacios naturales protegidos
31/12/2020 20% en general
30% en espacios naturales protegidos

Actualmente, el uso de biocarburantes líquidos en el sector transporte, es la opción más viable para reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera y la dependencia de los combustibles fósiles. Dicha viabilidad queda justificada por:

  • Compatibilidad técnica con los actuales vehículos
  • Admisión de distintos grados de mezclas no fijas en el tiempo
  • Compatibilidad técnica con las infraestructuras actuales de almacenamiento y distribución de diesel y gasolina
  • Disponibilidad de suministro
  • Coste similar a combustibles fósiles alternativos.
  • Combustible de propiedades físicas y químicas aseguradas

El biodiesel y el bioetanol son productos sujetos a normas de calidad y su uso está regulado por el RD 61/2006, que tiene por objeto determinar las especificaciones de las gasolinas y gasóleos y regular el uso de los biocarburantes en España.

En concreto, el biodiésel comercializado en España, biocombustible mayoritariamente utilizado en el transporte en las empresas, tiene que cumplir una estricta norma de calidad (EN 14214), de ámbito europeo, basada en 26 parámetros, y cuyo cumplimiento garantiza su viabilidad técnica en motores diesel, su seguridad en cuanto al manejo y manipulación, y la protección a la salud de las personas y del medioambiente.

Ejemplo de ahorro energético en un vehículo que consuma biodiesel B15

Tipo de Transporte Consumo medio (l/100km) km anuales medidos Ahorro energía primaria (tep/año) Emisiones CO2 evitadas  (t/año)
Turismo 8 40.000 0,40 0,9
Autobús urbano 58 32.000 2,34 0,7
Autobús interurbano 28 50.000 1,77 1,2
Furgoneta 11 50.000 0,69 0,5

Empresas de transporte

Las exigencias regulatorias, la concienciación medioambiental, e incluso el interés económico han motivado a numerosas empresas a emplear biocarburantes en mezclas más elevadas de modo regular. Debido a que su parque automovilístico está conformado casi en su totalidad por vehículos diesel, el consumo de biocarburantes será casi exclusivamente el biodiesel.

El uso de biodiesel en los vehículos no implica riesgo alguno para las empresas, ya que se trata de carburantes que se encuentran en el mercado sujetos a la normalización de los parámetros de calidad.

De hecho, son numerosas las empresas de transporte publico de viajeros y mercancías que consumen con regularidad biodiesel en mezclas que van desde el B10 hasta el B50, e incluso algunas incorporan a sus vehículos B100, es decir biodiesel puro. En Andalucía este combustible es utilizado por la mayoría de las empresas de viajeros que operan en las capitales de provincia.

Ejemplo de ahorro energético en vehículos de transportes que consuman biodiesel B15

Tipo de transporte Consumo medio (l/100Km) media de km/año Ahorr energía primaria (tep/año) Emisiones CO2 evitadas (t/año)
Autobús urbano 58 32.000 2.34 0.6
Autobús interurbano 28 50.000 1.77 0.8
Autobús larga distancia 22 70.000 1.94 0.3

Respecto al abastecimiento de biocarburantes por parte de las empresas, este puede realizarse mediante dos sistemas o la combinación de ambos:

  • Suministro de biocarburantes desde la red pública de comercialización: Andalucía cuenta en la actualidad con 96 estaciones de servicio que suministran biodiesel en distintas proporciones Mapa Andaluz de Suministro de Biocombustibles y otros Combustibles Limpios".
  • Suministro de biocarburantes mediante almacenamiento y distribución privada. La Agencia Andaluza de la Energía dispone de subvenciones para las instalaciones requeridas.

Empresas de producción de biocarburantes

Andalucía es la comunidad autónoma con mayor capacidad de producción de biodiesel, además existen diferentes proyectos en fase de ejecución y planificación. La actividad de estas fábricas y empresas se encuentra regulada mediante la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del Sector de Hidrocarburos, y constan en los registros territoriales como fábrica y operadores de hidrocarburos, con los derechos, limitaciones y exigencia que ello conlleva.

En la actualidad los factores que determinan la viabilidad de un nuevo proyecto para la producción de biocarburantes son:

  • Garantías de disponibilidad de la materia prima
  • Viabilidad técnica y económica del proceso que asegure la obtención de un biocarburante de calidad probada, uniforme y competitivo en precio en el mercado nacional e internacional.
  • Cumplir los requisitos de sostenibilidad: la Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables establece unos requisitos de sostenibilidad (Documento "Estudio básico del sector de los biocarburantes") al biocarburante producido que garanticen la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera, así como la protección del medioambiente y la biodiversidad.

La Agencia Andaluza de la Energía ofrece subvenciones a las empresas que vayan a poner en funcionamiento una fábrica de biocarburantes con tecnología de segunda generación.

Empresas de distribución y comercialización de biocarburantes

Andalucía es la segunda comunidad autónoma en puntos de distribución de biocarburantes en estaciones de servicio en mezclas específicas superiores a las exigidas por la obligación de consumo.

Las acciones llevadas a cabo desde la Junta de Andalucía para su apoyo y fomento son: