Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube

Híbridos

Los vehículos híbridos poseen dos motores que se complementan entre sí: uno eléctrico y otro convencional de gasolina o gasóleo.

El eléctrico emplea baterías en las que se almacena la energía eléctrica y es el que se utiliza para arrancar el motor y para circular por ciudad. El de combustión es un motor de gasolina o gasóleo convencional. Según su modo de funcionamiento, los vehículos híbridos se clasifican en:  Semihíbrido, Híbrido puro e Híbrido enchufable.

Las principales ventajas de estos vehículos son:

  • Al complementarse con un motor eléctrico, el motor de gasolina o gasóleo puede ser de menor cilindrada y por tanto tener un menor consumo.
  • Optimizan el funcionamiento del motor de gasolina o gasóleo.
  • El motor de gasolina o gasóleo deja de funcionar cuando el vehículo se detiene, con el consiguiente ahorro de energía.
  • Recupera la energía de frenada alimentando las baterías eléctricas.
  • Son vehículos muy silenciosos cuando usan sólo el motor eléctrico.

Este tipo de vehículos puede llegar a ahorrar hasta un 40% de combustible, sobre todo en recorridos urbanos. Además, son más silenciosos y más respetuosos con el medio ambiente.

A lo largo de un año, un vehículo híbrido puede reducir el gasto de combustible en unos 400 euros.