Contratación de suministros de hidrocarburos

En cuanto a los hidrocarburos, la Junta de Andalucía demanda esencialmente gas natural y gasóleo, este último tanto para calefacción y producción de agua caliente sanitaria en edificios, como para el transporte de su flota de vehículos.

Desde el 1 de enero de 2008, los consumidores de gas natural pueden escoger libremente la empresa que les suministre dicho combustible, pudiendo elegir entre las comercializadoras autorizadas por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, de acuerdo a lo dispuesto en la Ley 12/2007, de 2 de julio, relativa al sector de los hidrocarburos.

A partir de esa fecha quedó suprimido el sistema tarifario, también llamado mercado regulado de gas natural, estableciéndose las tarifas de último recurso a las que, actualmente, sólo pueden acogerse los consumidores conectados a gasoductos cuya presión sea menor o igual a 4 bar y cuyo consumo anual sea inferior a 50.000 kWh.

La responsabilidad de la calidad del suministro, sea cual sea la comercializadora elegida por el cliente, continúa siendo de la empresa distribuidora.

El precio del gasóleo está liberalizado y se fija en los mercados internacionales. Al ser un producto que se obtiene del petróleo, su precio está estrechamente ligado al mismo, siendo el precio del barril de petróleo Brent el referente en Europa.

Al no existir aún ningún contrato centralizado para el conjunto de suministros de hidrocarburos de la Junta de Andalucía, corresponde al órgano de contratación responsable del centro realizar su formalización. Para ello, habrá de iniciar el correspondiente procedimiento de contratación con un comercializador de gas natural o gasóleo en el mercado liberalizado.

La Agencia Andaluza de la Energía realiza labores de asesoramiento en relación con los suministros de gas natural y otros suministros térmicos a los centros adheridos a la Red de Energía.