La Junta denuncia una merma de hasta 486 millones en la planificación estatal de infraestructuras eléctricas

Share
Sánchez Maldonado presenta informes al Consejo sobre la nueva normativa
27 de Octubre, 2015

El consejero de Empleo, Empresa y Comercio también ha trasladado al Consejo de Gobierno dos informes en materia de energía, uno sobre la repercusión en Andalucía de la planificación vinculante de infraestructuras y la normativa reguladora del autoconsumo, aprobadas por el Gobierno central, y otro sobre el premio RegioStars 2015 otorgado por la Comisión Europea a la Junta por el Programa de Impulso a la Construcción Sostenible.

Respecto al primero de los temas, Sánchez Maldonado ha señalado que la Planificación de la Red de Transporte Eléctrico 2015-2020, aprobada en Consejo de Ministros el pasado 16 de octubre, pone en serio peligro el suministro eléctrico a nuevas iniciativas empresariales, la calidad de los consumos existentes y la evacuación de la electricidad generada por proyectos con fuentes renovables, además de retrasar el objetivo de un sistema energético sostenible y suponer una pérdida de inversiones y empleo.

Del presupuesto total de 4.554 millones de euros, 336 millones serán para Andalucía, lo que representa el 7,38% del total y 486 millones menos de los que la comunidad debería recibir en proporción a su población.

Teniendo en cuenta el peso territorial y de consumo de la comunidad en el conjunto de España, la merma de inversiones se cifra en 454 y 314 millones, respectivamente. Especialmente afectados resultan los proyectos de infraestructuras de conexión de energías renovables a la red eléctrica, lo que limitará las posibilidades de un sector que en Andalucía cuenta con 1.500 empresas y unos 45.000 empleos.

La Junta remitió en noviembre de 2014 una propuesta al Ministerio de Industria, Energía y Turismo basada en un escenario económico restrictivo pero incluyendo infraes-tructuras prioritarias e imprescindibles para garantizar el crecimiento económico, la seguridad y la calidad del suministro eléctrico y un desarrollo energético sostenible y territorialmente equilibrado. Entre otras demandas, que la planificación estatal no ha atendido, destacan el eje Caparacena-Baza-La Ribina, de 400 kilovoltios, para la seguridad del suministro en Andalucía Oriental; la subestación de Entrenúcleos en Dos Hermanas (Sevilla), de 220 kilovoltios, o los proyectos para el suministro a la costa central gaditana en el entorno de Vejer de la Frontera.

La valoración económica de las propuestas presentadas por el Gobierno andaluz suma 608 millones de euros, por debajo de las cuantías resultantes de aplicar cualquiera de los criterios de población, territorio o demanda eléctrica.

Freno al autoconsumo

En relación con la nueva normativa estatal de autoconsumo eléctrico, aprobada en Consejo de Ministros el pasado 9 de octubre, el consejero ha resaltado las restricciones que impone a los consumidores y los gravámenes sobre la electricidad que se produce con esta modalidad. Entre ellas destacan la obligación de pagar por cada kilovatio/hora de la electricidad que generan los paneles solares de autoconsumo, incluso aunque no salga al sistema eléctrico nacional.

En este sentido, Sánchez Maldonado ha recordado que en ninguna regulación internacional sobre esta materia existe una tasa parecida, que cambia las reglas del juego, lastra el desarrollo de las energías renovables y contribuye a agravar el continuo encarecimiento del precio de la electricidad, con el consiguiente perjuicio para las economías domésticas y empresariales. La norma supondrá asimismo un freno a los proyectos de nuevas instalaciones, el desmantelamiento de muchas de las que ya funcionan y la desconexión de la red por parte de los autoconsumidores, además de ser un obstáculo añadido al cumplimiento de los objetivos de reducción de CO2.

Las instalaciones de autoconsumo, principalmente con energía solar fotovoltaica y mini-aerogeneradores eólicos, proporcionan una mayor independencia de la red eléctrica y suponen una mayor eficiencia al reducir drásticamente las pérdidas en distribución. Además, contribuyen a reducir el gasto energético en los edificios.

A juicio de Sánchez Maldonado, esta regulación pretende mantener el actual ‘status quo’ del oligopolio eléctrico y paralizar el desarrollo de las energías renovables en España. El Real Decreto se suma a las distintas normas aprobadas por el Gobierno desde 2012 que han supuesto un freno a las renovables, entre ellas la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico, recurrida por la Junta.

Los cambios introducidos, con la consiguiente inseguridad jurídica, han afectado a decisiones que los promotores de renovables habían adoptado al amparo de otras reglas. Esta situación ha supuesto dejar en el aire más de 900 proyectos con unas inversiones totales de unos 12.000 millones de euros que, según cálculos de la Agencia Andaluza de la Energía, podrían haber generado más de 38.000 empleos directos y 4.000 MW adicionales de potencia. Las principales actividades perjudicadas son las vinculadas a la energía termosolar, que concentra en la comunidad autónoma el 43% de la potencia total instalada de España, y la biomasa, en la que Andalucía también es líder.

Premio de la Unión Europea

En relación con las políticas de ahorro y eficiencia energética, Sánchez Maldonado ha presentado al Consejo de Gobierno otro informe sobre el Premio RegioStars 2015 otorgado por la Comisión Europea a la Junta de Andalucía por su Programa de Impulso a la Construcción Sostenible. Con este galardón se reconocen los proyectos más innovadores cofinanciados por los Fondos de Cohesión que representan ejemplos de buenas prácticas en el desarrollo regional.

El Programa de Impulso a la Construcción Sostenible, gestionado por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio a través de la Agencia Andaluza de la Energía, concede incentivos a obras de adecuación energética de edificios y a proyectos de instalaciones eficientes, que van desde la renovación de ventanas a la instalación de techos móviles o soluciones bioclimáticas.

La inciativa se ha desarrollado en dos convocatorias: la primera en abril de 2014, con una inversión de 150 millones de euros y la segunda en febrero de 2015, con cerca de 75 millones (33 de ellos del remanente de la primera). Esta financiación ha permitido respaldar de 40.000 obras de mejora energética, llevadas a cabo por 8.000 empresas colaboradoras.

En la edición de este año de los Premios RegioStars, el programa de la Junta de Andalucía ha competido contra 143 candidaturas. De ellas, 17 proyectos de quince países miembros de la Unión Europea fueron seleccionados como finalistas en diversas categorías sobre la base de cuatro criterios fundamentales: innovación, impacto, sostenibilidad y colaboración.

Andalucía resultó ganadora en la modalidad de ‘Crecimiento sostenible’, como iniciativa que moviliza inversiones en eficiencia energética para el beneficio de la ciudadanía y la sociedad en general. En esta categoría eran finalistas otros dos proyectos liderados por la ciudad de Londres y por un consorcio formado por instituciones de Austria, Bulgaria, Hungría, Italia, Rumania y Serbia.