Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube

Instalaciones aisladas

Las tecnologías que han tenido un mayor desarrollo para la realización de instalaciones aisladas (no conectadas a la red eléctrica) son la fotovoltaica y la eólica de pequeña potencia (en la actualidad existen aerogeneradores de hasta 200 kW), así como los sistemas híbridos de ambas tecnologías. La energía eléctrica generada en estas instalaciones puede consumirse directamente o almacenarse, en baterías químicas o por ejemplo en sistemas de almacenamiento de agua para su posterior utilización en riego, procesos, etc. Numerosos son los usos y aplicaciones que pueden utilizar estas instalaciones de generación de energía eléctrica de forma aislada:

  • Edificios e instalaciones rurales
  • Pequeños procesos industriales
  • Instalaciones agropecuarias: regadíos, ordeños, iluminación, etc.
  • Señalización viaria para la señalización de curvas, obstáculos, rotondas, carteles informativos, etc. en ciudades y carreteras. La utilización de leds de alta luminosidad, de muy bajo consumo, permite aprovechar la energía eléctrica generada por una instalación de pequeño tamaño.
  • Otros usos, tales como relojes y/o termómetros en vías públicas, teléfonos de emergencia utilizados en carreteras, parkímetros o sistemas de protección, como los pasos a nivel.

Hasta el momento estas instalaciones se han ubicado en lugares alejados de la red eléctrica, donde su falta de disponibilidad dificultaba el desarrollo de la actividad de la zona.

En la actualidad el desarrollo de las tecnologías está permitiendo disponer de instalaciones a precios más competitivos, por lo que en un medio plazo muchos de estos sistemas podrán competir con el precio de compra de la energía eléctrica, en consideración a los distintos usos de la energía. Esto, además de una oportunidad para el sector empresarial, supone una mejora sustancial de la demanda energética que nos permitirá no depender en gran medida de fuentes energéticas externas.

Andalucía cuenta con un sector empresarial con amplia experiencia en este campo (muchas empresas con más de 20 años de experiencia), que garantiza la calidad de las instalaciones. La fiabilidad de la tecnología, así como la durabilidad de los componentes, permite que la vida útil de las instalaciones supere los 25 años.