Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube
Inicio / Energías renovables / Administración / Energía eléctrica con renovables / Uso en instalaciones de alumbrado y señalización

Uso en instalaciones de alumbrado y señalización

La energía solar, mediante el efecto fotovoltaico, permite aprovechar y transformar la energía que recibimos del sol en energía eléctrica, que puede consumirse directamente, almacenarse en baterías o adaptarse para ser incorporada a la red eléctrica.

Numerosos son los usos que se pueden realizar de esta energía, tanto para la generación directa a la red eléctrica como en instalaciones de autoconsumo en:

  • Edificios
  • Alumbrados públicos
  • Señalización viaria para la señalización de curvas, obstáculos, rotondas, carteles informativos, etc. en ciudades y carreteras. La utilización de leds de alta luminosidad, de muy bajo consumo, permite aprovechar la energía eléctrica generada por una instalación de pequeño tamaño.
  • Otros usos, tales como relojes y/o termómetros en vías públicas, teléfonos de emergencia utilizados en carreteras, parkímetros o en sistemas de protección, como los pasos a nivel.

El alumbrado público es la instalación que representa mayor incidencia en el consumo energético de un municipio, alcanzando el 52% sobre el total de los consumos energéticos de las instalaciones municipales y el 59% del consumo eléctrico de titularidad municipal. La importancia de las instalaciones de alumbrado público es tal que en algunos municipios supone hasta el 80% de la energía eléctrica consumida y hasta el 60% de la factura energética de un ayuntamiento.

La energía solar fotovoltaica para uso en alumbrado público puede ser de forma individual (farolas autónomas), o bien de forma colectiva, mediante una única central de producción que suministre energía eléctrica a varias farolas. La energía producida durante el día se almacena en baterías, para ser utilizadas de noche.

La energía solar fotovoltaica puede ser utilizada para aportar gran parte de la energía eléctrica necesaria. Tienen especial interés, debido a la disponibilidad de recursos, las instalaciones mixtas (fotovoltaica – eólica).

La fiabilidad de la tecnología, así como la durabilidad de los componentes, permite que la vida útil de las instalaciones supere los 25 años.

Andalucía cuenta con un sector empresarial con amplia experiencia en este campo (muchas empresas con más de 20 años de experiencia), que garantiza la calidad de las instalaciones.
Por otra parte, las instalaciones realizadas en instalaciones públicas de la Administración, permiten acercar y difundir las energías renovables a toda la ciudadanía.