Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube

Edificios

El consumo de los edificios supone el 40% del consumo de la energía final en la Unión Europea. Debido a ello la Unión Europea pretende fomentar la eficiencia energética de los edificios sitos en la Unión, teniendo en cuenta las condiciones climáticas exteriores y las particularidades locales, así como las exigencias ambientales interiores y la rentabilidad en términos coste‐eficacia. Para ello ha publicado la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética de los edificios, que incluye entre sus puntos:

1. El marco común general de una metodología de cálculo de la eficiencia energética integrada de los edificios o de unidades del edificio

2. La aplicación de requisitos mínimos a la eficiencia energética de los edificios nuevos o de nuevas unidades del edificio; edificios y unidades y elementos de edificios existentes que sean objeto de reformas importantes; elementos de construcción que formen parte de la envolvente del edificio e instalaciones técnicas de los edificios cuando se instalen, sustituyan o mejoren

3. Los planes nacionales destinados a aumentar el número de edificios de consumo de energía casi nulo

4. La certificación energética de los edificios o de unidades del edificio

5. La inspección periódica de las instalaciones de calefacción y aire acondicionado de edificios

6. Los sistemas de control independiente de los certificados de eficiencia energética y de los informes de inspección.

Los edificios demandan energía dependiendo de aspectos como la envolvente, los cerramientos, la orientación y su ocupación. Esa demanda de energía es satisfecha a través de equipos e instalaciones que operan con un rendimiento energético determinado. Del cociente entre la demanda y el rendimiento se obtiene el consumo energético del edificio.

Existen numerosas acciones que permiten reducir el consumo de los edificios:

  • Usar equipos de bajo consumo energético para conseguir ahorros de hasta el 80%, como son:

Sistemas de cogeneración

Calderas de alta eficiencia energética

  • Garantizar que los nuevos edificios tengan el menor consumo energético posible con la instalación de aislamiento o de vidrio dobles, elementos de protección solar, etc.Es conveniente elegir aquellos que tengan una alta calificación energética (A o B).
  • Realizar una gestión adecuada de las instalaciones mediante sistemas domóticos que racionalicen el consumo de los equipos, facilitando confort al usuario, con el mínimo consumo energético posible
  • Rehabilitar los edificios según criterios de eficiencia energética, incorporando vidrios dobles en ventanas, aislamientos en cerramientos, elementos para reducir la radiación solar, etc.
  • Realizar una adecuada gestión energética, y un correcto mantenimiento y uso del edificio y las instalaciones . La gestión energética a través de un proveedor de servicios energéticos es una opción óptima que permite disponer de instalaciones eficientes y bien mantenidas.