Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube

Eléctricos

Los vehículos eléctricos están propulsados por un motor eléctrico, alimentado por baterías. En estas baterías se almacena la energía eléctrica que se suministra desde la red. Gracias a los avances tecnológicos, los vehículos eléctricos se pueden recargar en cualquier momento, sin necesidad de esperar a que se descarguen por completo.

Estos vehículos ofrecen numerosas ventajas, entre las que se encuentran:

  • No emiten gases de escape, por lo que no contaminan localmente.
  • Motores más eficientes y más silenciosos.
  • Mayor capacidad de aceleración a bajas revoluciones por minuto.
  • Pueden recuperar parte de la energía cinética en retenciones y frenadas.
  • Permiten un mejor aprovechamiento de las energías renovables y una mejor gestión de la demanda eléctrica a nivel nacional.

Los VE están clasificados, como el resto de vehículos a motor, según la Directiva 2007/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de septiembre de 2007.

Tipos de Vehículos Eléctricos

Existen distintos tipos de VE dependiendo de si la propulsión es completamente eléctrica o si cuenta con un motor de combustión:

  • Vehículo Eléctrico de Batería (VEB): Está impulsado por un motor eléctrico en lugar de un motor de combustión. El vehículo tiene una batería que se carga con electricidad de la red eléctrica.
  • Vehículo Eléctrico de Autonomía Extendida (EREV): Está equipado con un motor de combustión que trabaja en un régimen óptimo para recargar las baterías que alimentan el motor eléctrico y que también cuentan con opción de carga a la red eléctrica. En ningún momento el motor de combustión propulsa directamente el vehículo.
  • Vehículo Eléctrico Híbrido Enchufable (PHEV): También está equipado con un motor eléctrico y un motor de combustión de apoyo. La diferencia con el anterior tipo es que puede funcionar combinando los dos motores o en modo completamente eléctrico. La combinación de un motor eléctrico y otro de combustión permite cubrir distancias más largas que uno completamente eléctrico. Cuando la batería alcanza un nivel mínimo, el motor de combustión se pone en marcha y funciona como un vehículo eléctrico híbrido (VEH).

Para alimentar los vehículos eléctricos existen 3 tipos de puntos de recarga:

  • Carga lenta: Tarda entre 6 – 8h para recargar totalmente un VE y unas 2 – 3h para una motocicleta eléctrica. Requiere una toma alterna monofásica de 230 V y hasta 16 A.
  • Carga semirrápida: Tarda 1h para recargar totalmente un VE, las motocicletas eléctricas no se pueden cargar a través de estos puntos. Requiere una toma alterna monofásica de 400 V y hasta 63 A.
  • Carga rápida: Tarda entre 5 – 10 min para recargar totalmente un VE, las motocicletas eléctricas no se pueden cargar a través de estos puntos. Requiere una toma alterna monofásica de 400 V y hasta 600 A.