Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube
Inicio / Ahórrate energía / Administración / Edificios públicos / Calderas de Alta Eficiencia

Calderas de Alta Eficiencia

Para reducir el consumo de energía de los edificios es recomendable utilizar calderas de calefacción y agua caliente sanitaria de alta eficiencia energética, como por ejemplo las calderas de condensación y de baja temperatura, con una potencia térmica adecuada a la demanda de calefacción y de agua caliente sanitaria del edificio.

Las calderas eficientes de baja temperatura y de condensación están diseñadas para recuperar parte del calor residual de sus gases de escape. Al aprovechar este calor, la caldera es más eficiente y gasta menos energía, sobre todo cuando no funciona a toda potencia.

El Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, fija los rendimientos para los distintos tipos de calderas, de forma que para las calderas de baja temperatura y condensación, las exigencias de eficiencia energética son más restrictivas.

Una caldera de alta eficiencia consume entre un 20% y un 40% menos que una convencional. A pesar de ser calderas más caras que las convencionales (hasta el doble del precio), los ahorros económicos producidos por la reducción del gasto de energía hacen que se pueda recuperar el sobrecoste (respecto a una convencional) en un reducido periodo de tiempo.