Logo Agencia Andaluza de la Energía
Logo Agencia Andaluza de la Energía
Icono FacebookIcono TwitterIcono Youtube
Inicio / Actualidad / Finaliza el plan verano 2019 con un 18% menos de cortes en el suministro eléctrico respecto al verano anterior

Finaliza el plan verano 2019 con un 18% menos de cortes en el suministro eléctrico respecto al verano anterior

La demanda de energía eléctrica en Andalucía también ha descendido un 0,6%
Martes, 24 Septiembre, 2019

La Consejería de Hacienda, Industria y Energía ha informado, a través del Centro de Evaluación y Seguimiento Energético de Andalucía (CESEA) que gestiona la Agencia Andaluza de la Energía, de la finalización del Plan Operativo de Emergencia Verano 2019, que ha terminado con un 18% menos de cortes en el suministro eléctrico que el año anterior, lo que ha supuesto también que haya un 9% menos de afectados.

Así, el 15 de septiembre concluyó el Plan Verano 2019 -que comenzó el pasado 15 de junio- cuyo objetivo era asegurar la calidad del suministro de electricidad durante este periodo en Andalucía, llevando a cabo un plan específico entre la Junta de Andalucía y la empresa e-distribución (nueva marca para la distribución eléctrica de Endesa, responsable del 94% de los suministros) para revisar las instalaciones más importantes de la red de distribución y anticiparse al posible crecimiento del consumo de energía eléctrica durante los meses con temperaturas más altas.

Un periodo estival más fresco del habitual, con temperaturas medias de 26º, ha hecho que la demanda de energía eléctrica en Andalucía haya descendido un 0,6% respecto al pasado verano. El día de mayor demanda de electricidad fue el 23 de julio, cuando entre las 14 y 15 horas se registró una demanda máxima horaria de 7.061 MWh, un 3% menos respecto al valor máximo registrado el pasado verano.

A esa hora, la demanda máxima por provincias era la siguiente:

 
DEMANDA MÁXIMA HORARIA EN ANDALUCÍA
  ANDALUCÍA ALMERÍA CÁDIZ CÓRDOBA GRANADA HUELVA JAÉN MÁLAGA SEVILLA
Hora 15 (14 a 15) 7.061 614 1.189 637 576 695 499 1.269 1.582

El máximo histórico de verano en Andalucía se mantiene en 7.360 MWh alcanzados el 11 de agosto de 2010 de 14 a 15 horas.

En verano, los valores máximos horarios suelen alcanzarse tras varios días registrándose altas temperaturas, coincidiendo con las horas centrales que es cuando hay más actividad en los hogares y un mayor número de aparatos de climatización están encendidos.

 
   

Plan de verano 2019 

La Junta de Andalucía solicita cada año a e-distribución un Plan Específico de garantía de suministro para las épocas de verano y de invierno que trata de establecer las acciones preventivas y correctivas necesarias para garantizar la continuidad del servicio eléctrico. Así, se examinan, entre otras cuestiones, que el plan programado por la empresa distribuidora cubre la demanda prevista, que se revisan las instalaciones más importantes de la red, o que se establecen retenes de personal y repuestos suficientes para actuar con prontitud en caso de incidencias.

Este verano se han realizado termografías e inspecciones en subestaciones, análisis de las propiedades físico-químicas, gases disueltos y contenidos en el aceite dieléctrico de transformadores de potencia AT/AT, inspección de posiciones de protección y telecontrol, revisión y termografías en líneas de alta tensión y líneas aérea de media tensión. Además, se han realizado medidas de puntos calientes en la red de media y baja tensión.

Diariamente, la Agencia Andaluza de la Energía publica en su página web la curva de demanda de electricidad en la Comunidad Autónoma. Además, pueden consultarse otras informaciones relacionadas con la demanda, como son los perfiles de consumo mensuales o datos de caracterización por provincias, tarifas, distribuidoras, comercializadoras o sectores económicos.

Centro de Evaluación y Seguimiento de Andalucía

CESEA gestiona más de un millón de datos sobre las redes de distribución de energía de Andalucía y efectúa el seguimiento en tiempo real del suministro de electricidad que llega a todos los puntos de la Comunidad, analizando y realizando un control exhaustivo que le permite detectar los posibles puntos de riesgo en el suministro y proponer las actuaciones necesarias que garanticen y mejoren la calidad del mismo.