Agencia Andaluza de la Energía

Los hogares andaluces ahorrarán 10 millones de euros en electricidad con el cambio horario que se producirá este fin de semana, cuando los relojes se retrasarán una hora durante la madrugada del sábado al domingo, de forma que a las 3.00 serán las 2.00 h

Los hogares andaluces ahorrarán 10 millones de euros en electricidad con el cambio horario que se producirá este fin de semana, cuando los relojes se retrasarán una hora durante la madrugada del sábado al domingo, de forma que a las 3.00 serán las 2.00 horas

Andalucía, 29 de octubre de 2010

 RELOJLos hogares andaluces ahorrarán 10 millones de euros en electricidad con el cambio horario que se producirá este fin de semana, cuando los relojes se retrasarán una hora durante la madrugada del sábado al domingo, de forma que a las 3.00 serán las 2.00 horas. Esta modificación horaria se realiza en cumplimiento de la Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora y que afecta a todos los países miembros de la Unión Europea.

Según la Agencia Andaluza de la Energía, entidad dependiente de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, el ahorro doméstico en iluminación durante el ‘horario de invierno’ puede ser de un 5%, el equivalente al consumo anual de 30.000 personas, lo que a su vez representa una reducción de la facturación eléctrica de más de 10 millones de euros en el parque residencial andaluz, unos 100 millones de kilovatios por hora anuales.

El cambio horario tiene como finalidad reducir el consumo de energía, haciendo coincidir el comienzo de la jornada laboral con las horas de luz natural ya que, si se mantiene el horario de verano, el amanecer se produciría excesivamente tarde (aproximadamente a las 9.30), no compensándose el incremento de la luz natural en la tarde con la reducción de la luz natural en las primeras horas de actividad de la ciudadanía.

Este cambio es una medida que llevan a cabo unos 70 países en todo el mundo, siendo Japón el único país industrializado que no se ha adaptado aún a esta pauta de ahorro. La medida la adoptaron por primera vez algunos países en la primera guerra mundial con la finalidad de ahorrar combustible. Esta situación se repitió en 1973, durante la crisis del petróleo, de forma que los países industrializados pudieran hacer frente al contexto de carencia energética.

La Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora está avalada por las conclusiones de un estudio sobre su alcance y efectos realizado por encargo de la Comisión Europea y presentado al Parlamento en 1999. Tras analizar exhaustivamente las repercusiones de la medida, el estudio concluye que tiene impactos positivos no sólo sobre el ahorro sino sobre otros sectores como el transporte, las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo y los modos de vida, la salud, el turismo o el ocio. Asimismo, el cambio de horario afecta según los expertos al reloj biológico, pudiendo provocar trastornos en el sueño especialmente en niños y ancianos. No obstante es algo temporal que se suele superar en 2 ó 3 días.

Además del ahorro económico, es posible reducir aún más el consumo de energía en los próximos meses invernales adoptando pautas de consumo enfocadas especialmente al uso racional de los sistemas de calefacción, responsables del 19% del gasto energético en el hogar. Para ello la Agencia Andaluza de la Energía aconseja las siguientes medidas:

1. Una temperatura de 20º en invierno es suficiente para mantener el confort en una vivienda. En los dormitorios se puede rebajar la temperatura entre 3 y 5ºC.

2. Apagar la calefacción por la noche y por la mañana no encenderla hasta después de haber ventilado la casa y haber cerrado las ventanas.

3. Las válvulas termostáticas en radiadores y los termostatos programables son soluciones asequibles, fáciles de colocar, y que pueden amortizarse rápidamente, porque ahorran entre un 8 y un 13% de energía.

4. Si se ausenta por unas horas, reducir la posición del termostato a 15ºC.

5. No esperar a que se estropee el equipo. Un mantenimiento adecuado de la caldera ahorrará hasta un 15% de energía.

6. Si algún radiador tiene aire en su interior se dificultará la transmisión de calor al exterior. Es conveniente purgar todos una vez al año, cuando comience el invierno. Es muy fácil de hacer, cuando deje de salir aire y salga sólo agua, habrá terminado la purga.

7. No cubrir ni colocar ningún objeto junto a los radiadores porque dificultará la difusión del calor.

8. Para ventilar una habitación, basta con abrir las ventanas durante 10 minutos.

9. Para evitar pérdidas de calor nocturnas, cerrar las persianas y las cortinas.