Agencia Andaluza de la Energía

Datos energéticos de Andalucía

 

El escenario energético de Andalucía ha cambiado en los últimos años. Se está evolucionando de un sistema de generación centralizado y basado en energías fósiles hacia un sistema más eficiente de generación distribuida, que aprovecha en mayor medida los recursos renovables y disminuye nuestra dependencia energética del exterior.

Andalucía registra un consumo de energía primaria de 18.672,9 ktep, el 14,7% del total nacional. El sector transporte es el que presenta un consumo más elevado (34,8%), le sigue la industria con un 32,3%, el sector residencial con un 15,9%, los servicios con un 9,1% y el sector primario con un 7,9%.

Con un modelo de abastecimiento energético estrechamente ligado a los combustibles fósiles, principalmente a los derivados del petróleo que cubren el 42,7% de la demanda energética total andaluza, presenta una elevada dependencia energética del exterior, con unas importaciones que suponen casi el 85% del consumo.

El mix eléctrico andaluz se basa en un 68,4% en fuentes renovables y gas natural, lo que supone unas emisiones de CO2 por unidad de generación inferiores en un 39% al valor registrado en el año 2000.

El consumo de energía en transporte e industria supone el 67,1% del total del consumo de energía final, cifrado en 12.675,5 ktep.

La abundancia de recursos renovables autóctonos en la comunidad está permitiendo que, a través de políticas activas, la generación de energía a partir de estas fuentes esté creciendo y suponga el 17,6% del consumo energético primario.

El mix de generación eléctrica andaluz crece en potencia renovable -supone el 38% de la potencia total instalada- y consecuentemente en producción. Andalucía lidera el ranking nacional en instalaciones solares térmicas (con 908.118 m2), en potencia eléctrica generada por el aprovechamiento de la biomasa (con 18 plantas que suman 257 MW), en capacidad de producción de biocarburantes (con 1.065.200 tep anuales) y en termosolar, con 24 centrales termosolares en funcionamiento con un total de 997,4 MW (datos a 30 de junio de 2014).

En los últimos años se ha intensificado la política de fomento del ahorro y la eficiencia energética experimentando una reducción la intensidad energética del 3,1% respecto a la de 2006.

Desde la Agencia Andaluza de la Energía se realiza anualmente una compilación de estos datos quedando reflejados en: