Agencia Andaluza de la Energía

Energía hidráulica

 Energía hidraúlica en Andalucía

La energía hidráulica se obtiene aprovechando la energía del agua en forma de movimiento y altura. Al pasar por una turbina se obtiene electricidad que se inyecta a la red. Este recurso natural se viene aprovechando desde tiempos antiguos en nuestra región y ha ido evolucionando en su tecnología hacia grandes instalaciones, aunque todavía se están rehabilitando pequeñas instalaciones abandonadas que vuelven a resultar rentables y útiles en la actualidad.

Esta energía se denomina minihidráulica cuando tiene potencia menor de 10 MW. El impacto ambiental que generan es menor, al no tener que desviar el cauce natural del río, respetando su fauna.

Existen básicamente dos tipos de aprovechamiento hidráulico, según la tecnología empleada:

  • En las centrales de agua fluyente o en canal se desvía el curso fluvial mediante canales sobreelevando el nivel del agua hasta una “cámara”. Desde allí se lleva hacia la turbina, que convierte la energía de movimiento del agua en electricidad, que se inyecta a la red. Tras atravesar la turbina, el agua se devuelve al cauce natural del río.
  • Las centrales a pie de presa aprovechan el desnivel creado por la propia presa. Los caudales de salida se turbinan, y pueden regularse según los usos de la presa (hidroeléctricos, regadíos o abastecimientos).

La energía hidráulica es la fuente renovable de electricidad más utilizada en el mundo. España posee un gran parque hidroeléctrico, con unas 1300 centrales y 900 minicentrales que en total generan unos 23.000 MWh. En nuestro país esto supone el 18 % del total de electricidad que producimos

En Andalucía existen un total de 88 centrales hidráulicas conectadas a red, que suman una potencia de 617,39 MW