Agencia Andaluza de la Energía

Alumbrado interior y exterior

Alumbrado interior 

Las comunidades de viviendas pueden ahorrar una parte importante de la electricidad que consumen en la iluminación de sus zonas comunes. Para ello, existen medidas sencillas, entre las que destacan las siguientes:

  • Iluminación eficienteSustituir lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo que ahorran hasta un 80% y duran 4 veces más, o incluso por lámparas LED, que ahorran más del 80% y duran 40 veces más.
  • Limpiar las lámparas. Una lámpara sucia ilumina hasta un 30% menos.
  • Instalar detectores de presencia y temporizadores para evitar que las luces se mantengan encendidas innecesariamente.
  • Sustituir balastos electromagnéticos por balastos electrónicos para ahorrar hasta un 30%.
  • Sustituir lámparas fluorescentes por otras de menor diámetro.

Alumbrado exterior

El alumbrado exterior es la instalación consumidora de energía en la que más fácilmente pueden ejecutarse medidas de ahorro energético. Para instalaciones existentes, el consumo energético puede reducirse manteniendo niveles y horarios de funcionamiento adecuados y renovando las instalaciones mediante equipos de mayor eficiencia energética, así como mediante el empleo de dispositivos que controlen de una forma automatizada el alumbrado.

Así, mediante lámparas eficientes de vapor de sodio y equipos reguladores se pueden conseguir ahorros de hasta el 40%, con periodos de amortización inferiores a 4 años.

En el caso de nuevas instalaciones, para conseguir reducir el consumo energético es necesario realizar primero un correcto diseño del alumbrado con el mínimo consumo energético. Estas medidas pueden llegar a reducir el consumo de energía en hasta un 75%.