Agencia Andaluza de la Energía

Proyecto piloto de iluminación interior led Portada Alta

Uno de los principales retos de la Red de Energía es alcanzar una gestión coordinada y eficaz de la factura energética de la Junta de Andalucía mediante la implementación de actuaciones concretas en edificios públicos.

Para ello, además del amplio abanico de medidas ya consolidadas, la Red impulsa la realización de proyectos piloto que permitan valorar la viabilidad de implantación de nuevas tecnologías. Entre estos proyectos se encuentra la iluminación interior con tecnología LED en un Centro de Salud y un Instituto de Enseñanza Secundaria Portada Alta (Málaga).

La tecnología LED (Diodo Emisor de Luz en inglés) que, durante muchos años, ha venido utilizándose como luz indicadora en todo tipo de dispositivos electrónicos (TV, despertadores, equipos de música, microondas...), está emergiendo con fuerza en aplicaciones de alta potencia, es decir, sistemas que sirven no sólo para señalización sino también para iluminación, tanto para interior como para exterior, siendo esta última aplicación la que comenzó a desarrollarse inicialmente.

En los últimos años la iluminación interior LED ha dado un vuelco espectacular en su desarrollo tecnológico, pasando a formar parte como una de las soluciones en el mercado para la renovación de los sistemas actuales de iluminación en los edificios existentes.Las razones del éxito de estos sistemas se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Mayor eficiencia: La eficiencia energética de los LEDs es muy alta, transformando en luz hasta el 90% de la energía consumida. Comparativamente, una lámpara incandescente sólo transforma el 10% de la energía que consume.
  • Baja temperatura: Al funcionar a baja temperatura emite menos calor al ambiente que otro tipo de lámparas, permitiendo un menor consumo de energía en climatización.
  • Mantenimiento: Los LEDs son dispositivos semiconductores de estado sólido lo cual los hace robustos, fiables y a prueba de posibles vibraciones, reduciéndose considerablemente su deterioro.
  • Gran durabilidad: La vida útil de los LEDs oscila entre 30.000 y 100.000 horas de uso (10 y 30 años), frente a un máximo de 15.000 horas de un tubo fluorescente. Esto supone una reducción de los costes de reposición.
  • Versatilidad: Dada su naturaleza son fácilmente controlables, pudiendo regular su intensidad y permitiendo ajustes de uso y consumo que con otros dispositivos sería más difícil y caro de obtener.

El proyecto piloto impulsado por la Red de Energía de la Junta de Andalucía comprende la iluminación interior con tecnología LED en dos edificios existentes, el Centro de Salud y el Instituto de Educación Secundaria Portada Alta, persiguiendo no sólo el ahorro energético, sino también el confort lumínico de los usuarios de estas instalaciones, dado el carácter social de las mismas.

Los resultados obtenidos han sido bastante satisfactorios, ya que la reducción del consumo de iluminación ha sido, de media, próxima al 60 %, mejorando el confort lumínico de los usuarios en las diferentes estancias. Concretamente, en el caso del IES, se ha conseguido un ahorro energético y económico del 58%, reduciendo la factura anual por consumo de iluminación en casi 6.000 €.

Y en el caso del Centro de Salud, el ahorro energético y económico ha superado el 60% debido al mayor uso de la iluminación en este tipo de edificios, reduciéndose el coste en iluminación en casi 5.000 € al año.

Con estas dos actuaciones se confirman algunas de las ventajas del uso de esta tecnología en este tipo de centros. La monitorización durante un período de tiempo más prolongado permitirá obtener información de la durabilidad, el ahorro, las prestaciones y el rendimiento de la misma. La reducción de su precio vendrá de la mano de una mayor introducción en el mercado y de la innovación tecnológica.